Pisos con personalidad

Los pisos son de esas partes de la casa que nunca pasan desapercibidas. No es lo mismo ver uno sucio, desportillado o incluso roto, que uno limpio, bonito y bien cuidado. Ya sean de madera, mármol, cerámica, granito o porcelanato siempre serán los espacios que mostrarán la personalidad y la pulcritud del lugar a donde se ingresa.

Los materiales más cómodos y que más se usan actualmente para revestir los pisos y las paredes son el porcelanato y la cerámica, que se pueden conseguir en diversos colores y diseños.

Lo primero que se debe pensar a la hora de cambiar los pisos o paredes para revestirlos es elegir el material adecuado. Esta elección no sólo debe basarse en su color, diseño o textura, también es importante considerar dónde se ubicará, es decir, en el interior o exterior de la casa o si estará en el piso o la pared; si el lugar es muy transitado o si estará expuesto al vapor, los químicos de los limpiadores o a la humedad.

Una vez se haya decidido qué tipo de lozas se usarán, debe calcular la cantidad de piezas que necesita para cubrir el área. Siempre se recomienda adicionar un 15% más al número exacto, ya que es bueno reservar algunas láminas para hacer futuras reparaciones, pues muchos de estos productos se fabrican de manera limitada.

El siguiente paso es pensar en su instalación. Tanto el porcelanato como la cerámica requieren ser adheridos con los materiales adecuados y con gran precisión. Si para cambiar o instalar los nuevos pisos o muros no cuenta con el presupuesto necesario con el cual contratar un maestro de obra, puede hacerlo usted mismo, para ello debe cerciorarse de contar con todos los instrumentos y pegar las piezas con tranquilidad y exactitud.

Piense primero en el pegamento. Existen elaborados en cemento gris y blanco, modificados con algunos aditivos, los cuales son adecuados para interiores, azulejos y revestimientos cerámicos pequeños. Y son ideales para exteriores e interiores, como fachadas, inodoros y piscinas; a éste es necesario añadirle un diluyente acrílico. Siempre pregunte en el lugar donde compró la cerámica, el porcelanato, los mosaicos o las piedras naturales, cuál es el más adecuado.

Para iniciar el proceso nunca olvide medir el espacio donde se realizará la instalación, pues de esta manera sabrá si le alcanzan las piezas que compró o si debe cortarlas. Además será un recurso grandioso para que las lozas queden bien acomodadas y uniformes.

Al colocarlas, deles golpecitos suaves para asentarlas y eliminar el aire que pueda quedar entre el pegamento y la lámina. Y cerciórese que nadie camine sobre la superficie durante las próximas 24 horas.

Estas son algunas indicaciones sobre el instalado de pisos y paredes, eso por si usted lo quiere hacer con sus propias manos o requiere vigilar el trabajo de pegado que realizará un maestro de obra, pues de eso depende, en buena parte, el aspecto que dará el producto y su durabilidad.

Enviar

 

No hay comentarios